… Cuando una soleada tarde de febrero  le acompañamos a la última morada, sabíamos que allí ( en el Centro Residencial Doctor Barrios)  quedaba un trocito de su corazón y también del nuestro. Nunca podemos olvidar el comportamiento profesional,  afectuoso y ejemplar que desde el primero y hasta el último momento tuvisteis con él y con nosotros…